martes, 20 de marzo de 2007

El ser introvertido y la sociedad de ciudad

Hemos caído los citadinos en un problema... ¿es un problema? Cuántos de nosotros nos hemos cansado de oír a nuestros abuelos decir lo diferentes que eran antes las cosas. Desde puertas sin cerrojos y bicicletas dejadas sin cadena en las entradas de lo negocios hasta los mates que, dicen, tomaban en la vereda con el vecino. Ahora las cosas se han vuelto algo más complicadas o, para no sonar condescendiente, simplemente diferentes. Nuestros adorables vecinos ya no son tan adorables, o al menos en la mayoría de los casos, y la seguridad... bueno, para qué hablar de la seguridad. Somos ahora seres introvertidos. Aislantes y aislados. He aquí la ironía.
Nos sumergimos en las profundidades de nuestros oscuros hogares y una vez adentro, bien aislados del sonido y la luz exterior, encendemos la pc y nos conectamos con el mundo. MENTIRA. Son miles las estadísticas que nos hablan de que la mayoría de la población mundial, carece de internet. Entonces, ¿es internet una mentira? Esa es la gran pregunta, eh! No creo que sea una mentira, pero debemos de ser concientes que con abrir el explorer (o firefox, etc, etc), o prender la tele en la cnn, no nos estamos conectando con la gente ni con el mundo. Pero ¿es necesario conectarnos con el mundo? ¿conectarnos con la gente? Con qué propósito. Diversión ,dirán unos. Conocimiento dirán otros. Otros dirán que de esa manera llegan a “conocer” más gente por lo que se conectan a nivel espiritual con más personas que sólo las de su círculo íntimo. De acuerdo, no puedo negar eso, puede que halla gente que consiga esos objetivos. Pero la cuestión es que todo ese tiempo que nuestros abuelos pasaban charlando con el vecino, andando en bicicleta y peleando con la familia, el hombre de hoy lo pasa en la pc. Comprando, chateando, jugando, descargando, etc, etc. Hace un montón de cosas, y las hace sólo.
¿Y por qué el hecho de que las haga sólo es algo tan malo? No me malinterpreten. Considero al ser humano como un ser sociable y que en soledad no podría existir, pero por qué no admitir que nuestra sociedad ha cambiado, por qué quejarse y refunfuñar de esas cosas, en lugar de abrazar la vida del semihermitaño y ser feliz? Somos semi-ermitaños, es decir medio hermitaños y medio... otra cosa. Esa otra cosa es todo lo que somos con los demás. Ahora bien, el ermitaño citadino no ha de ser solitario, por el contrario, su estado de alejamiento del público lo vuelve muy cercano para con los que habitan con el. Familias de ermitaños pueblan las ciudades en sus cubiles en altura!
Asi mismo, y como la familia es también un grupo social igual que una ciudad, se dan casos de aislamiento en su seno. Digamos que hoy en día existen degradés de aislamiento. El primer aislamiento se da a forma global, las masas se ocultan en las ciudades, las ciudades se aislan de otras ciudades (alusión a la destrucción de los medios de transporte en la Argentina y tantos otros paises). Antes las ciudades, los países se tocaban con sus vías, ahora una diminuta pieza de excepcional ingeniería se posa eventualmente en sus aeropuertos. Luego, y al meternos ya en la ciudad descubrimos que no somos todos tan unidos y nos aislamos, separándonos en grupos sociales, demarcados cruelmente por el poder económico. Esto hace que en la ciudad existan áreas, pero éstas no coexisten. Se aislan. Una vez dentro de cada grupo social, encontramos otro filtro de aislamiento, más degradés económicos. Finalmente llegamos a las familias. Las cuales engloban muchísimos filtros. Está toda la familia, la parte de la familia que vemos siempre, la parte de la familia con la que convivimos, los padres, los hijos... hasta llegar al individuo. Que, además de estar bien aislado de toda la ciudad, también quiere aislarse de la pequeña parte de su familia con la que vive. Entonces hallamos la pc ¡eureka!
Creo que está "mal" ser personas no sociables, considero un ser no humano al que se aisle por completo, pero creo que en vez de luchar contra el aislamiento de la globalización, deberíamos aportar NUEVAS ideas para reacomodar las cosas. Con esto no estoy diciendo que apoyo al sistema imperante. Todas las sociedades de la historia que han sobrevivido, lo han conseguido porque se han adaptado. Y no considero al hecho de adaptarse como un cambio completo. Por el contrario también debemos cambiar al sistema, pero cambiarnos a nosotros mismos es el primer paso, eso es la evolución.
Por eso dejemos de luchar contra esta ciudad aislante, y con sus heterogéneas construcciones que nos dicen tanto que terminan sin contar nada. Admiremos los cambios de esta nueva sociedad en pos de una correcta evolución. Y cambiemos, pues ese es el más maravilloso regalo que podemos darles a nuestras generaciones futuras.


NOTA: Muchas veces el texto que cito no implica una relación directa con las imágenes aquí publicadas. De hecho, dichas imágenes tienen el objeto de disparar debate y no ilustrar los textos. Gracias.

El cubo